¿Qué es la terapia Cráneo-Sacral?

Es una técnica manual, relajante, suave y de una enorme profundidad, cuyo objetivo es localizar los bloqueo que e producen en el cuerpo a través del sistema Cráneo-Sacral. Estos bloqueos se general primero en forma de quiste energético  posteriormente pasan al cuerpo físico generndo la enfermedad. Mediante una leve presión con las manos se puede percibir el pulso ritmico craneal en todas las estructuras que componen el sistema Cráneo-Sacral (encéfalo, meninges, pelvis y sacro) y también se transmite a todos los órganos  tejidos corporales. Estos tejidos llamados “fascias” conectan con todo el cuerpo. Por tanto, aunque se concentre el trabajo en una zona determinada, su efecto repercute en su totalidad.

Esta terapia es conocida como “osteopatía dulce” ya que el terapeuta emplea un tacto sutil para apoyar los mecanismos de autocuración del paciente y estimular su acción, mejorando las funciones corporales y ayudando a aliviar el dolor y el malestar. Los efectos se producen a un nivel profundo. La persona en camilla puede sentir una gran relajación. El trabajo se inicia en la sesión, pero continúa tras abandonar la consulta. Cada sesión se contruye sobre la anterior, de este modo, cada vez se llega a capas más profundas.

La terapia Cráneo-Sacral beneficia la salud general y la resistencia a las enfermedades al potenciar las propias capacidades del cuerpo para autoregularse.

Un desequilibrio o restricción en el sistema Cráneo-Sacral puede ser la causa potencial de numerosas alteraciones sensitivas, motoras y neurológicas.

Esta terapia es tan suave y egura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, asó como durante el embarazo y postparto, después de una operación, accidente o en condiciones de fragilidad. Está indicada para aliviar y/o paliar un gran número de enfermedades, dolores y disfunciones incluyendo:

  • Migrañas
  • Sinusitis
  • Dolor Crónico del cuello y espalda
  • Dolor lumbar
  • Ciática
  • Alergias
  • Afecciones endocrinas
  • Problemas de estrés relacionados con la tensión
  • Fibromialgia
  • Escoliosis
  • Artrosis
  • Desórdenes del sistema nervioso central
  • Trastornos emocionales
  • Alteraciones de la ATM (Articulación temporo-mandibular)
  • Discapacidades del aprendizaje
  • Síndrome del estrés post-traumático
  •  Problemas digestivos
  • Desórdenes infantiles
  • Asma
  • Bronquitis
  • Zumbido en los oidos
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Diabetes
  • Tensión arterial